REVOLUCIONAR LOS MEDIOS DIGITALES COMUNICANDO CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

REVOLUCIONAR LOS MEDIOS DIGITALES COMUNICANDO CON PERSPECTIVA DE GÉNERO

El ecosistema digital se encuentra frente al reto diario de establecer políticas difusoras de información responsables, por lo que es esencial que se haga un manejo inteligente y coherente de las ideas y mensajes que se emiten, para evitar contribuir a la naturalización de los roles de género y de esta manera instaurar a través de los internautas o consumidores de contenido digital, una sociedad más igualitaria, solidaria, plural y respetuosa.

La inmediatez y las estrategias que marcan hoy en día la comunicación, provocan que frecuentemente no se realicen análisis críticos ni se informe con profundidad sobre los temas relacionados con la paridad. En este sentido, los medios digitales son conscientes del gran poder que tienen para influir en la sociedad y crear conciencia sobre un tema que atañe a toda la sociedad.

La publicidad digital debe constituirse como un vehículo de conciencia para erradicar la violencia lingüística y audiovisual hacia las mujeres. Además, debe asumir la responsabilidad de proteger y velar por que sus derechos no sean sobrepasados o pisoteados, ni en este ni en ningún otro ámbito de la vida. 

Cambiar la manera de comunicar y transmitir, no solo permitiría a los medios digitales hacer una comunicación comprometida, que incorpore a toda esa realidad social, sino que también contribuiría a mejorar la posición de estos ante una audiencia, que, desde hace tiempo, reclama nuevas formas y valores.

Para transitar este proceso de construcción, avance y mejora, proponemos unas prácticas para alcanzar una comunicación con enfoque de género que brinde el espacio que el liderazgo, la determinación, las capacidades, los conocimientos, la participación y ejemplo femenino merecen. Entre ellas, se encuentran:

- El cuidado de las imágenes, el lenguaje y el mensaje en toda publicación a través de redes sociales, para de esta manera suprimir los estereotipos sexistas.

- La anulación de los roles tradicionales a unos y otras en función del sexo.

- La puesta en marcha de una comunicación que fomente una relación sana e igualitaria entre mujeres y hombres.

- El uso de un lenguaje en el que se presenten patrones de belleza diversos, que incluyan la realidad de la diversidad social.

- La visibilización de un lenguaje que muestre a los colectivos discriminados en contextos que involucren a la sociedad en general o en ámbitos específicos donde estos hayan sido invisibilizados, por ejemplo: en rubros como los de la salud o el derecho, en las direcciones, en los cargos principales, etcétera.

- El uso de una comunicación con perspectiva de género que defienda y luche por el cumplimiento cabal de los derechos de las mujeres.

La perspectiva de género en la comunicación se aprende y se aplica, y aunque todavía queda mucho por educar y por lograr, poco a poco son más las personas concienciadas con la lucha. Una lucha que por más de que tenga un amparo legislativo que refleje la igualdad entre mujeres y hombres, tiene que ser perseguida con resistencia y constancia para que verdaderamente se cumpla, en todo sentido, en el rubro digital como en los tradicionales y en todos los ámbitos y escenarios de la cotidianeidad.

Compartir